ADICCIÓN AL TABACO – CONSECUENCIAS EN LOS FUMADORES

EL TABACO ES…

Una planta originaria de América, donde antiguamente se utilizaba con fines curativos y ceremoniales.

Actualmente, el cigarro, además de tabaco, contiene más de 3000 químicos, de los cuales 200 son venenos conocidos y 60 cancerígenos. La nicotina y el alquitrán son las sustancias más nocivas.

¿QUÉ CONTIENE EL TABACO QUE PROVOCA ADICCIÓN?

La nicotina es la responsable de que las personas resulten adictas al tabaco. La nicotina es una droga que el tabaco contiene en forma natural. La nicotina produce sensaciones agradables, y también afecta la química del cerebro. Por consiguiente, el ánimo del fumador se transforma y hace que el fumador ansíe tener la sensación de nuevo y por eso decide fumar más.

¿CUÁLES SON LAS CONSECUENCIAS EN FUMADORES?

El adicto puede sentir falta de energía, nerviosismo, dolor de cabeza, hambre y cambios en el ritmo cardíaco si no tiene un cigarrillo. Puede ser que los adictos tengan el antojo de la sensación mental que experimentan cuando fuman un cigarrillo. Algunos adictos pueden experimentar una pérdida de agilidad, de memoria y de concentración cuando no consumen nicotina. Su falta puede causar también un cambio en el estado de ánimo y una depresión en el fumador. Es por esta razón que los fumadores se vuelven adictos a la droga de la nicotina.

A través del humo, se incorporan los distintos elementos contenidos en el tabaco, provocando efectos nocivos en fibroblastos, células sanguíneas e inflamatorias, en el sistema inmunitario celular y humoral. El calor producido por la combustión del cigarrillo tendrá contacto directo con la mucosa oral, provocando efectos nocivos sobre la misma, entre ellos, periodontitis, gingivitis, aumento de la pérdida de inserción, etc.

Se atribuye al tabaco la falta de absorción de las vitaminas A, B y C. La acción del monóxido de carbono, el alquitrán y la nicotina, además de producir adicción:

  • Aumenta el riesgo de cáncer pulmonar, de laringe, órganos digestivos y aparato urinario.
  • Predispone a la bronquitis crónica, al enfisema, a la EPOC y a la úlcera péptica. Está demostrado que predispone a la arteriosclerosis con sus manifestaciones a nivel coronario, arterial periférico y cerebral.
  • Es factor de riesgo en el aneurisma de la aorta abdominal y factor agravante de la hipertensión arterial.
  • El tabaco induce efectos hemodinámicos agudos, algunos inducidos por aumento de la actividad del sistema nervioso simpático. Aumenta la frecuencia cardíaca, provoca vasoconstricción inadecuada, aumento de la tensión arterial y del consumo de oxígeno.
  • Favorece la agregación plaquetaria y la disfunción endotelial. La oxigenación tisular también se compromete por incremento de la carboxihemoglobina.

Los fumadores son más propensos a padecer las consecuencias de la llegada de las bajas temperaturas, especialmente si padecen afecciones en las vías respiratorias, cuyas consecuencias producen la muerte de 10 millones de personas por año en el mundo.

En tanto, la bronquitis crónica es la enfermedad más común que sufren los fumadores en época invernal y se caracteriza por la tos y la expectoración que persiste durante tres meses por dos años.

FUMADORES PASIVOS: VÍCTIMAS PERJUDICADAS

Los fumadores pasivos son aquellas personas, que a pesar de no consumir tabaco, están en contacto directo con el humo del cigarrillo. A modo informativo, el humo de un cigarrillo emana dos veces más alquitrán y nicotina que lo inhalado por el fumador. Por ello el nivel de monóxido de carbono en la sangre de los no fumadores se eleva al compartir una habitación con fumadores.

Niños Fumadores Pasivos:

Se estima que hay unos 700 millones en el mundo. Los hijos de padres fumadores padecen las consecuencias de la enfermedad de sus padres y lo manifiestan a través de un menor desarrollo, retardo escolar y compromisos respiratorios.

Mujeres Embarazadas:

El humo de los cigarros tiene incidencia sobre el peso del bebé. Una vez nacidos, el contacto con el humo hace aumentar la posibilidad de sufrir la muerte súbita del lactante.

¿POR QUÉ NO ES FÁCIL DEJAR DE FUMAR?

Porque la nicotina es una droga adictiva. Es adictiva porque provoca una necesidad compulsiva de fumar. Cuando la nicotina es inhalada, es absorbida básicamente a través de los pulmones (70%-90%), que en pocos segundos llega a los receptores del sistema nervioso, y los efectos primarios son rápidos. En dosis altas, tiene efectos sedantes, porque actúa como depresora. Pero con el tiempo, estos neurorreceptores van adaptándose a la nicotina, al mismo tiempo que se aumenta la cantidad inhalada.

La nicotina provoca dependencia física, y hace que el fumador fume de manera que absorba la cantidad de nicotina que el cuerpo necesita. La supresión de nicotina provoca síndrome de abstinencia. La dependencia psíquica va unida a la dependencia social, por la que se asocian diferentes actividades agradables al hecho de fumar, y por eso incluso se llega a relacionar automáticamente alguna acción con el consumo de tabaco, convirtiéndolo en una herramienta imprescindible para la vida diaria.

CINCO RAZONES PARA DEJAR DE FUMAR

  1. El olor del tabaco se impregna todo. Nos huele el pelo, la ropa, el coche, la casa…
  2. El mal aliento
  3. La tos consecutiva
  4. El sabor desagradable en los alimentos
  5. Las arrugas prematuras en la piel: En las manos, pero sobre todo en la cara